La Plusvalía Municipal

Si vas a vender un inmueble, es importante que conozcas que deberás pagar al Ayuntamiento donde esté localizado dicho inmueble un impuesto llamado Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, más conocido como Plusvalía.

¿Cómo se calcular la plusvalía?

En este enlace podrá calcular una aproximación del valor del impuesto de la Plusvalía.

Para su cálculo, hay varios datos que deben tenerse en cuenta:

El principal es el valor catastral de suelo: se puede ver en el recibo del IBI o en el Catastro.

El número de años transcurridos desde la fecha de adquisición del inmueble hasta la fecha de transmisión.

Importante la ubicación de la vivienda, ya todo depende de la ordenanza fiscal reguladora del impuesto del municipio en el que se encuentre el bien inmueble.

Con todos estos datos, y teniendo en cuenta el coeficiente de incremento o tasa de revalorización (los máximos suelen rondar el 3.5%) y el tipo impositivo establecido por el ayuntamiento (máximo aproximado del 30%), se calcula el importe a pagar. Ambos porcentajes irán en función de los años que se ha tenido en propiedad el inmueble.

Cuantos más años hayan pasado desde la compra del inmueble al momento de la transmisión, más alto será el impuesto. Pero. esto solo se aplicará cuando hayan pasado menos de 20 años entre las transacciones, a partir de esos años el impuesto ya no aumenta.

Cada ayuntamiento tiene una ordenanza al respecto, con posibles reducciones o bonificaciones.

Sentencia del Tribunal Constitucional de 11 de mayo de 2017

Tras la sentencia del TC  en la que declara inconstitucional el cobro de plusvalía en inmuebles que hayan perdido valor en el momento de la venta, muchas personas muchas personas pueden reclamar el impuesto de plusvalía municipal.

El problema radica en que los ayuntamientos no tienen en cuenta si ha habido o no un incremento del valor de inmueble y toman como cálculo de plusvalía municipal el valor catastral de suelo. Una metodología que acaba mostrando que siempre existen plusvalías, independientemente de que el valor real del terreno no se haya incrementado. Y es aquí, donde el Tribunal considera que este impuesto vulnera el principio constitucional de capacidad económica.

Pueden reclamar aquellas personas físicas o jurídicas que hayan pagado el impuesto en la compraventa de un inmueble con pérdidas. Pero el ejercicio fiscal no debe haber prescrito. Es decir, se puede reclamar por las transacciones realizadas en los últimos cuatro años, desde 2013 en adelante.

La operación no se refiere solo a la compraventa habitual, también se contabilizan las operaciones de plusvalía municipal de herencia, donación o adjudicación por ejecución de hipoteca.

Antes de nada, los expertos recomiendan pagar con el fin de evitar recargos o multas. Una vez hecho el pago, llega la reclamación para recuperar lo abonado.

Y lo primero presentar en el Ayuntamiento que corresponda una solicitud de rectificación y devolución de ingresos indebidos. En el escrito se pide que devuelvan la plusvalía pagada y debe figurar la cantidad que se reclama.

Si pasado unos meses, el consistorio desestima dicha petición, comienza el segundo paso. Hacer un recurso de reclamación por la vía económico-administrativa. Hay un periodo de 30 días desde que se ha rechazado.
Si no hay resultado, llega el tercer paso, interponer directamente la reclamación vía contencioso-administrativa ante el Tribunal Económico-Administrativo Municipal competente. No obstante, se puede prescindir del recurso de reposición e ir directamente a éste. 

Y a partir de aquí, esperar para ver si se produce o no esa devolución.

Comparar